25 dic. 2017

Están entre nosotros y no los vemos, los catequistas, esas personas muchas veces mayores, pendientes de la formación religiosa de nuestros niños y jóvenes, pues es a ellos a quien se dirigen sus esfuerzos prioritariamente, en una tarea pocas veces reconocida o valorada e ingrata en ocasiones.
¿Qué podemos decir entonces de los catequistas o delegados de la Palabra que realizan su tarea evangelizadora en los países de misión? Ellos cuidan y garantizan día a día la marcha de toda una comunidad, niños y adultos. El sacerdote va cuando puede, a veces una vez al año nada más y tiene la eucaristía, los bautismos y las bodas el resto del año son ellos, los catequistas los que mantienen vivas las comunidades.
“La iglesia en los lugares de misión gasta sus principales energías en formar responsables de las comunidades (catequistas o delegados de la Palabra); los reúne una o dos veces al año para capacitarlos en cursos y talleres y les acompaña en su vida de fe. Ellos son cristianos adultos y ejemplo de fe y de vida creyente: ¡CATEQUISTAS CREADORES DE COMUNIDAD! “
COLABORANDO CON ELLOS COLABORAS A QUE EL EVANGELIO SE EXTIENDA POR EL MUNDO TAL Y COMO JESUCRISTO NOS PIDIÓ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...